viernes, septiembre 03, 2004

[columna 07] ¡Viva México cabrones!, patriotismos de fiesta y argüende.

El 15 de septiembre de cada año, todas las mexicanas y mexicanos (muy de moda) nos reunimos frente a televisores, en plazas, o en donde nos agarre la vena patriótica, para festejar juntos el rito del grito de Independencia.

Festejamos pues, que por la fuerza heroica de un puñado de valientes, nos libramos de las garras de los españoles mal vivientes y conquistadores, gachupines gandallas que querían vulnerar nuestra tierra, nuestras riquezas y a la madre patria, que ya había dejado de ser la española y se había convertido en la tierra de españoles nacidos en América y de mestizos compartidos.

Así que cada año, el presidente en turno, sale a su balconcito en palacio nacional a jalar la cuerda de la campana de Dolores, misma que jaló el padre de la patria, y asegún el clima político que reine en el país, se aventará una sarta de gritos recordándonos nuestra libertad, a nuestros héroes y, seguramente este año, nos recordará a la democracia ganada con el esfuerzo del voto útil.

Después del griterío, todos nos embobaremos por un rato con la maravilla de los fuegos artificiales, para después seguir en el argüende, en la jarra tequilera y por supuesto en la comilona de chiles en nogada, esquites, pozole y pambazos. Así, casi todo septiembre, los mexicanos nos volvemos patrióticos y festivos, orgullosos portadores de nuestros símbolos patrios, que acabando el mes volverán a ser olvidados hasta el fervor del siguiente año, o hasta el siguiente partido de fútbol, en el que la selección mexicana ponga los goles a su favor.

El mexican way para enseñar el arraigo patriótico, comienza en las escuelas primarias, donde cada lunes del año escolar (exceptuando en el DF, cuando la contaminación llega a niveles que solo los chilangos y las cucarachas sobreviven) se realiza el ritual nacional de festejar el lábaro patrio. Todos los niños saludan al escudo con el águila en la nopalera devorándose una serpiente y desentonan el himno nacional, convocando a masiosare quien se vuelve un ser mitológico que siempre será el extraño enemigo de todos los mexicanos.

Esta instrucción patriótica se refuerza con la ruda comparación y mítico hecho histórico de los niños héroes y la invasión norteamericana al castillo de Chapultepec. Verdaderos niños que dieron la vida por su país, y no mocosos inútiles como esos que hojean el libro de texto gratuito donde en letras de oro vienen escritos los nombres de Juan de la Barrera, Agustín Melgar, Francisco Márquez, Juan Escutia, Vicente Suárez o Fernando Montes de Oca, todos ellos enmarcados para siempre en la historia como nombres de calles o centros deportivos.

La verdad que cuando yo estudié esta parte de la historia, me sentí un inútil comparado con aquellos niños que habían dado la vida por su país, habían elevado el estándar de la entrega y el compromiso con la patria a un nivel donde yo, que apenas si salía a dar la vuelta en bicicleta, nunca alcanzaría. Al menos no me imaginaba envolviéndome en la bandera y arrojándome al vacío para impedir que un ejercito extranjero hiciera mal uso del estandarte.

Nuestra instrucción cívica, además de incluir estos hechos gloriosos acometidos por seres ideales y perfectos, se complementa con el aprendizaje nemotécnico de los artículos constitucionales, y cual pericos, todos los escuincles en edad de aprenderse de memoria hojas y hojas de las leyes fundamentales del país, lo harán para repetirlas en sendas horas de clase, donde maestras diligentes, calificaran con diez a quien mejor memoria fotográfica posea.

Muchos otros serán lo acontecimientos que como buen mexicano tendremos que conocer de la historia para empaparnos del sentir patriótico. Frases como " matemos gachupines", "si hubiera parque , usted no estaría aquí", o acontecimientos verdaderamente de superación como el de Benito Juárez que siendo un pobre indio oaxaqueño llegó a ser presidente y el benemérito de las Américas, cualquier cosa que eso signifique. O la gran lucha revolucionaria con sus caudillos históricos (a uno de los cuales debo mi nombre) y sus resultados en reformas agrarias e institucionales. Todos ellos grandes hechos que colman nuestras sienes con virtud y sapiencia de lo que significa ser mexicano.

Es entonces, Septiembre el mes de la patria®, donde con suerte, los días del festejo podrán aprovecharse para un puente y tomarse un merecido descanso en las playas más llenas o en los balnearios más atascados. Para pasear por las avenidas principales llenas de adornos luminosos y destellos coloridos de verde, blanco y rojo, para sacar del armario rebozos, huipiles y camisas de manta. Para colgarle al auto importado una banderita en el espejo retrovisor o en la antena y sentarnos en nuestros laureles patrios a disfrutar un pambazo y los fuegos artificiales. Y como no ¡Viva México, cabrones!

Comentarios, libros de texto gratuitos, sugerencias o mentadas a:
dicho_al_lecho@yahoo.com.mx


[Sugerencias Bibliográficas]
• Libros de texto gratuitos
Dirección General de Materiales y Métodos Educativos
Secretaría de Educación Pública, Comisión Nacional De Libros de Texto Gratuitos.

•Esbozo de Historia de México
Juan Brom
Editorial Grijalbo SA de CV
ISBN 9700509370

• El Credo Mexicano
Ricardo López Méndez
Apachurra aquí para leer

[Sugerencias Filmográficas]
•¡Que viva México!
Sergei M. Eisenstein
Eduard Tisse

[Sugerencias Televisivas]
• El vuelo del águila
Enrique Krause y Fausto Ceron –Medina
Con Manuel Ojeda, Diana Bracho y Salma Hayek

Televisa

8 comentarios:

diminui dijo...

no mames... aunke tu blog está muy chido, recomendar "esbozo de historia mexicana" de Bromm es casi tan malo como haberlo leído jajajaja.
si kieres recomendar un libro de historia general light pero bueno, está "Historia del siglo XX" de Eric Hobsbawm, Editorial Crítica, Barcelona, 2000.
O la colexión de T.C. Blanning sobre "Historia europea"

pepo dijo...

jajajaja...
Pues la verdad es que la recomendaciones generalmente tratan de ser Kitsch al igual que la columna... gracias por la recomendación.

diminui dijo...

si de eso me di cuenta cuando leí el blog completo... la verdad me vi muy mal pero ni modo, x andar leyendo de abajo para arriba jejeeje

pepo dijo...

jajaja... al menos lo leíste completo... porque tanto inche texto como que da hueva no?...jajajaja

Salvador dijo...

Salma salía en el Vuelo del Aguila?
Maldito alcohol, ya no me acuerdo de eso!

pepo dijo...

Sip, de hecho su papel creo que era bastante malo, pues solo era una amante del preciso, con el nombre de Juana Cata.

DIABLILLA dijo...

ESTUBO CHIDA ESA NOVELA (DICEN JIJIJI) HUBO UN PROFE EN LA PREPA Q NOS LA DEJABA DE TAREA PERO NUNCA HAGO LA TAREA JJIJIJIJI...........VIVA MEXICOOOOOOOOOOOO,Y TAMBIEN LOS TACOS CON CHILE IIIIIIII ÑORRRRRR.

Raquel dijo...

me parece una muy buena receña, te felicito por tu texto, me diverti mucho y lo temine de leer, parece muy largo que pero es ligero y eso ayuda...

Tal vez no conosca buenos libros de historia, pero tu texto me parecio buenisimo.